FORMACIÓN EN YOGA
ABRIENDO CAMINOS PARA LA TRANSFORMACIÓN

INSTRUCTOR DE YOGA

Nuestro programa de formación en instrucción de yoga se abre tras mucho tiempo de investigación y preparación. No pretendemos que sea un programa de formación más sino que incorpore  un valor añadido de calidad pedagógica y una solidez en cuanto al planteamiento de las enseñanzas de yoga y de sus diferentes itinerarios.

Hemos desarrollado una metodología propia orientada a dotar al futuro instructor  de fundamentos profundamente consolidados y a propiciar el desarrollo de la capacidad de autogestión del propio progreso.

Se trata de un curso exigente estructurado en dos niveles:

  • Nivel 1: 210 horas
  • Nivel 2: 300 horas

A ello hay que añadir el tiempo de estudio y práctica personal.

Se realizará principalmente en fines de semana por lo que es compatible con otras ocupaciones.

El curso surge con el apoyo de la Asociación Ahora Yoga y cuenta con la dirección y docencia de profesorado con acreditación y competencia para la formación en yoga y pedagogía.

Igualmente cumple con los estandares de la prestigiosa International Yoga Alliance.

Es este un proyecto que afrontamos la gran ilusión de facilitar una formación de calidad que, sin duda supondrá un antes y un después para el futuro instructor y que te capacitará tanto para la impartición de clases de yoga como para seguir avanzando y profundizando en esta ciencia-tecnología de origen tan ancestral.

¿POR QUÉ FORMARSE COMO INSTRUCTOR DE YOGA?

Formarse como instructor de yoga no es algo comparable con otro tipo de formación en el ámbito de las actividades físicas y deportivas o en cualquier otro ámbito. El yoga es inclasificable y su alcance abarca todas las facetas de nuestra existencia. Es un sistema, una ciencia, una tecnología para el cambio personal y global. Nuestro sistema educativo lo ha encuadrado en el sistema de formación profesional dentro de la familia profesional de actividades físicas y deportivas, tal vez porque algunos tipos de yoga muy practicados incluyen posturas y ejercicios; pero no se puede ofrecer una visión íntegra del yoga considerando únicamente los aspectos de éste que son asimilables a la actividad física, los cuales, por otro lado no son, ni tan sólo, una parte mayoritaria del yoga en su integridad.

Muchas pueden ser las razones que te impulsen a formarte como instructor de yoga

Quizás la más importante es el crecimiento interior y el cambio positivo que te proporciona. El yoga te nutre de herramientas para la vida. Muchas personas tras formarse como instructor no eligen necesariamente dedicarse a ello profesionalmente. Pero es indudable que el afrontar un programa de formación supone un firme compromiso de aprendizaje y profundización que no es fácil obtener con la simple práctica periódica o semanal.

Pero también puede ser una motivación, compatible con las restantes, elegir el yoga como una profesión en la que, además, vas a poder contribuir al bienestar de muchas personas.